Este novilunio complementa el del pasado 15 de agosto de 2019, que ocurrió a los 22° en el mismo eje de esta luna llena. En aquel momento la posición del sol,  se encontraba en el signo de leo cuyo simbolismo tiene que ver con el corazón y su función vital de preservar la vida y experimentar el amor. La luna, en aquel momento modificada en el signo de acuario significando un punto de avance de lo que debe disolverse del ego negativo (egocentrismo, egoísmo, vanidad, orgullo, necesidad de reconocimiento) para abrir el corazón hacia los valores puros y nobles de bondad, fraternidad y solidaridad y comprender que lo que le pasa al otro, tiene que ver conmigo porque somos parte de una misma tribu o grupo.

Comprendo que de manera individual mi proceso de perfeccionamiento contribuye a la evolución de mi núcleo cercano y por resonancia a toda la humanidad. Esta visión me conduce a reforzar el sentimiento de identidad, a ocuparme de mis propios fines mediante la conquista de aquellos intereses o proyectos que más vivo me hacen sentir. Descubro que es preciso superar la inercia y la falta de confianza en mi potencial para pasar a la acción osada, firme y decidida de participar de la abundancia infinita del universo, de lograr el brillo y el heroísmo de mi proyecto personal que se adhiere a un propósito colectivo con la impronta de mi individualidad.

Esta vez el sol en acuario, me recuerda la sabiduría que mora en mi interior producto del trabajo evolutivo sobre mí mismo, para completar las experiencias del alma reflejadas en la luna y que manifiesta mis cualidades mentales y emotivas de amor, bondad, ternura y felicidad como estado divino natural.
Este propósito lo acompaña la posición armónica entre la luna y marte y el ingreso reciente del planeta venus en el signo de aries. Se irradia la energía del elemento fuego, que se asocia con la voluntad de ser, la urgencia de expresarse desde dentro de uno mismo. El fuego aviva en mí, la voluntad de hacer y decidir transformar rasgando el velo del pasado que esclaviza y duele para que penetre la luz  del ojo divino y halle el tesoro escondido que es el amor para superar la apariencia y retornar a la esencia.

Este novilunio también recuerda el retorno a mi propio Niño Interno. Aquella parte de mi ser que le encanta jugar y divertirse. Ese niño o niña natural y espontáneo que quiere ser reconocido y apreciado por sus cualidades especiales y únicas y que quizá en la etapa de la infancia esta parte de la vida quedó anulada o herida. Resignificar y curar estas heridas a partir del amor y la aceptación me da la oportunidad de recomponer una infancia feliz que se mantenga hasta la vida de hoy, en la que la felicidad en lo cotidiano y sencillo sean una constante✨

La respuesta a las siguientes preguntas ayuda a usar con mayor claridad la energía de esta luna llena:

♡ Qué experiencia transformadora estaba viviendo el año pasado a mitad del mes de agosto

♡Cómo logré superarlo y qué enseñanza me trajo?

♡ Cómo contribuyó a afirmar mi identidad personal y confianza?

♡ Soy libre y autónomo en mis decisiones?

……Feliz luna llena para crear y exteriorizar la verdadera obra de mi propia vida, con identidad, independencia y el goce de cada instante✨

Gina Marcela Jurado

Call Now ButtonLLAMA AHORA